Shiatsu con Oiana Picaza Uniyoga gernika

Shiatsu

Shiatsu

El Shiatsu es una terapia manual de origen japonés que favorece un estado de bienestar y armonía natural. Basada en la medicina oriental trata el cuerpo en su totalidad, estimulando y promoviendo el movimiento fluido de la energía vital o Ki.
Shiatsu significa “presión con los dedos” (Shi= dedos Atsu= presión).
El tratamiento se basa en la aplicación de presión, trabajo energético y físico sobre los canales (meridianos) y sobre puntos para equilibrar la circulación de la energía vital del cuerpo (Ki o Chi). Mediante la presión de pulgares, codos, manos, rodillas y pies sobre los canales energéticos utilizados en la acupuntura, se invita a la persona a entrar en un estado de relajación profunda que potencia la capacidad natural que todos poseemos de armonía y recuperación de la salud. Ayudándonos así a restaurar un equilibrio físico, mental y emocional mediante el tacto.
El objetivo del shiatsu es estimular y apoyar los procesos naturales de autocuración, de bienestar y crecimiento personal, y mantener la salud buscando el equilibrio de la energía vital de la persona.

Se trata de una técnica preventiva que favorece la circulación, la flexibilidad y la integridad postural, refuerza el sistema inmunológico, eleva el tono vital, mejora el metabolismo, equilibra el sistema nervioso y aumenta el rendimiento físico e intelectual, así como despierta la conciencia y responsabiliza sobre la propia salud.

La sesión se recibe en el suelo sobre un futón y vestido con ropa cómoda.

Precio: 40€

Cuando: 5 de marzo (Primeros viernes del mes)

Próxima fecha: 5 de marzo


Oihana Picaza

Me llamo Oihana y hace ya 6 años que tengo la suerte de poder dedicarme al Shiatsu y formar parte de los procesos vitales de las personas que vienen a la consulta.
Me formé en la Escuela Europea de Shiatsu y soy miembro de APSE.
Mi primer contacto con el Shiatsu fue como receptora, es decir empecé tumbada en el futón sintiendo en primera persona sus efectos. La calidad del contacto de aquellas sesiones fue un descubrimiento para mi. Más allá de la dolencia que en aquella época quería tratarme, el Shiatsu me ayudó a escuchar mi cuerpo y a conectarme conmigo. Me permitió encontrar un espacio para mí, para atenderme.

El tacto, el tocar, el contacto… son aspectos que siempre me han interesado. El cuerpo humano, sus paisajes interiores, su estructura y la capacidad de percibir a través de los sentidos me han guiado en este viaje de exploración y aprendizaje. Además de las terapias manuales soy una apasionada del Contact Improvisación.